2 sept. 2016

TARTA MOUSSE DE COCO + VUELTA DE VACACIONES



Ya se están acabando las vacaciones de verano y volvemos ala rutina. Para ello he preparado una tarta mousse de coco, una tarta con una textura muy ligera.

El verano se me ha pasado volando, no me ha dado casi tiempo ha hacer nada, pero vuelvo con más fuerzas que nunca.
Como ya os hablé en Instagram, empiezo una especie de proyecto llamado "la nueva era". Desde que abrí el blog, hasta el momento me han pasado un montón de cosas, he conocido a un montón de personas increíble que me han ayudado. Por eso ahora quiero reflejar lo que realmente quiero mostrar, después de mucho proceso creativo he encontrado mi "estilo", me siento cómodo con las fotografías que realizo, ya contengan comida o no. Con la fotografía intento transmitir un momento, una sensación... Es capturar un momento, aunque nos montemos nuestros escenarios o vayamos a localizaciones.






Tarta mousse de coco

Ingredientes para el bizcocho:
  • 200 g de azúcar
  • 3 huevos
  • 125 g de agua de coco
  • 100 g de aceite de oliva virgen extra
  • 220 g de harina
  • 12 g de levadura de repostería
  • Un poco de coco en polvo
Precalentamos en horno a 180º y engrasamos un bol de semiesfera con un diámetro inferior a 20 cm.

Batimos los huevos con el azúcar hasta que quede una crema blanca y esponjosa. Luego añadimos en aceite y el agua de coco y lo mezclamos con una espátula con movimientos envolventes. Tamizamos el resto de ingredientes sobre la masa y volvemos a mezclar con la espátula. 
Vertemos la masa en el molde ya engrasado y horneamos unos 20-25 minutos.

Cuando el bizcocho esté templado lo desmoldamos y lo dejamos enfriar sobre una rejilla, luego lo partimos por la mitad y lo reservamos en la nevera hasta el momento de utilizarlo.

Para la crema:
  • 3 claras de huevo
  • 225 g de azúcar
  • coco en polvo
  • 200 - 250 g de mantequilla a temperatura ambiente
Ponemos al baño maría las claras y el azúcar, importante que no hierva el agua, y removemos hasta que no queden grumos de azúcar. Montamos las claras hasta que estén firmes, luego añadimos la mantequilla y el coco y batimos hasta que quede una crema sedosa, puede pasar de que se os corte pero es parte del proceso solo hay que seguir batiendo, y reservamos.

En un molde de metal de semiesfera de 20 cm de diámetro, colocamos papel film cubriéndolo todo. Volcamos un poco de crema y con una cuchara lo alisamos por todos los lados, hasta que quede una capa. Colocamos la parte superior del bizcocho y luego un poco de crema, después colocamos la otra capa del bizcocho y por último la crema restante.

Llevamos este molde al congelador unos 10 minutos hasta que la crema quede bastante consistente y luego la desmoldamos la tarta.