7 jun. 2015

Pasteles de chocolate, merengue y galletas


Lo que os contaba la semana pasada que perdí el "utensilio estrella de las fotos" jajaa :). Lo recuperé y no estaba tan perdido como pensaba.
¿A que no sabéis donde estaba? Lógicaménte no creo, pero bueno... os cuento
Lo tenia guardado en una caja con demás utensilios que no utilizo normalmente. Es un poco absurdo pero da igual.

Hoy os traigo unos pastelitos inspirados en el pastel "kinde delice", es una convención de un bizcocho de chocolate con un merengue y un poquito de rayadura de galleta.






Para el bizcocho:

  • 4 huevos L
  • 250g de azúcar
  • 250g de harina de trigo
  • 250g de mantequilla a temperatura ambiente
  • 50g de chocolate negro
  • 100ml de leche tibia
  • 1 sobre de levadura química (16g)
  • unas cuantas galletas


Preparación:

Tamizamos la harina con la levadura. Reservamos.
Derretimos el chocolate negro y lo añadimos a la leche. Reservamos
Batimos muy bien la mantequilla con el azúcar hasta que ésta palidezca y se forme una crema. A continuación añadimos los huevos de uno en uno, sin añadir el siguiente hasta que el anterior esté completamente integrado. Una vez todos los huevos incorporados añadimos  la mezcla de harina removiendo bien y por último, la leche con el chocolate negro en un chorro fino. Volcamos la masa resultante en un molde previamente engrasado y esparcimos unas cuantas galletas por encima.
Introducimos a horno precalentado a 180ºC durante 45 minutos o hasta que al pincharlo con un palillo este salga limpio.
Retiramos, dejamos enfriar 15 minutos y desmoldamos sobre una rejilla hasta que enfríe completamente.


Para el merengue suizo:

  • 200 g de clara de huevo
  • 300 g de azúcar blanquilla
  • unas gotas de limón
Para preparar un merengue suizo perfecto solo hace falta seguir unos sencillos pasos, que aunque debemos de cumplirlos, sobre todo lo relacionado con las temperaturas, son fáciles de cumplir.

Comenzaremos preparando un cazo con un poco de agua que pondremos al fuego a hervir. Encima colocaremos un bol que se ajuste al contorno de la olla, con las claras y el azúcar. Removemos con una espátula o varilla y vamos calentando al baño maría controlando la temperatura con un termómetro de cocina, hasta que veamos que el azúcar se disuelve, removiendo sin parar y sin que sobrepase de los 60 grados centígrados, ya que temperaturas superiores harían que se coagulara la clara.


Una vez disuelto el azúcar en las claras pasaríamos la preparación al bol de una batidora con varillas,también se podría hacer a mano aunque el tiempo de preparación sería mayor, y dejamos que se enfríe un poco. Le añadimos unas gotas de zumo de limón y comenzamos a batir a velocidad media hasta que las claras empiecen a montar, subiendo entonces la velocidad de la batidora y batiendo hasta que el merengue se enfríe por completo y esté firme y brillante.

Una prueba de que el merengue está totalmente batido es que forme un pico en la punta de la varilla o que al dar la vuelta al bol donde lo estemos batiendo este no se caiga. Pues bien, ya tenemos nuestro merengue suizo dispuesto para ser utilizado.

Para el montaje:

Para montar nuestros pastelitos es muy fácil, los primeros puede que os quede un poco echos puf... pero bueno solo hay que practicar un poco.

Cortamos el bizcocho en cuadrados, es importante que este bien frío, echamos el merengue con una cuchara o con una manga pastelera, la decoración es al gusto de cada uno, y por último rayamos una galleta por encima.